lunes, 22 de julio de 2013

INCENDIO EN EL PARQUE DEL TURIA

                                                    
      ¡¡UF!!




Como en todos los veranos llegan los incendios a nuestros montes.











19 de Julio del 2013


   Provocados o no, terminan diezmando la vegetación que alberga la fauna, que sujeta el suelo, que ayuda a almacenar el agua, mas bien escasa, que suele caer por aquí.
   Desde que se declaró Parque del Turia, diversos incendios han agredido este espacio verde, por el que estamos preocupados en su conservación.
   Es un parque de largo recorrido, que partiendo desde el cauce viejo de Turia Valencia (España) alcanza aguas arriba la población de Pedralba a unos 30Km de la capital.
   Allí se encuentran los “Últimos Angostos del Turia”, compartidos también por Vilamarxant, donde el río acaba con su tortuoso viaje entre riscos, desde que se enclaustró entre paredes en las tierras del Rincón de Ademuz, en la Serranía, para alcanzar ahora el fértil y amplio valle que lo acompañará  hasta el Mediterráneo.
 
 El humo sale de los angostos del río al quemarse el cañar, alcanzando río arriba tos primeros pinares. 

   El incendio anterior del 2006 diezmó casi todo el pinar de su margen derecha en los términos de Vilamarxant y Pedralba y solo se salvó por suerte gran parte del de su margen izquierda.
   Pero el viernes a las 16h, cuando todo el mundo descansabamos, varios focos de fuego aparecieron en los cañares del río en los términos de Benaguacil y se extendieron como la pólvora río arriba por Vilamarxant, empujado por la brisa de levante.
   Parecía que las llamas tenían la intención de llegar hasta el pinar que se había salvado anteriormente en  “Los Ultimo Angosto del Turia” .
 
El fuego de la derecha asciende por la loma anteriormente quemada, sin ningún peligro, pues la brisa de levante  no le dejará avanzar.   Pero a la izquierda vemos este pequeño brote, al parecer controlado en la masa forestal que se salvó del incendio anterior. En este momento, la actuación de un Canadair hubiera sido crucial.

    Rápidamente las brigadas y algunos medios aéreos acudieron al lugar: varios helicópteros y un par de avionetas, que a eso de las 17 h consiguieron reducir las llamas en aquel intrincado lugar, tan difícil para las aeronaves y también para los bomberos de a pié.
   
Posiblemente solo faltaba una buena rociada de agua de los Hidroaviones Canadair, pero no llegaron.  Parece ser que no teníamos ninguno en Valencia.; estaban en Madrid, según me comunicaron.
   También me dio la impresión que las brigadas no debían conocer los accesos, pues no apareció nadie por las sendas que alcanzan aquel punto del pinar ahora con humo, sin llamas. Necesitaban un guía, los forestales del término. No entiendo como se les margina.   
Los Air tractor hacen lo que pueden pero requiere más acción.
   Así que el terreno vuelve a calentarse y de forma desenfrenada surge el fuego atacando la ladera del pinar convicto en el anterior incendio, empujado por una suave brisa de levante hacia lo alto, el camino del fuego.

 
El agua de los helicópteros y los pequeños aviones no consiguen hacerse con el foco y comienza el fuego a atacar al pinar del parque en dirección a Pedralba.


   El humo y las llamas progresaban dantescamente hacia Pedralba. Aquellas fuerzas aéreas ya no eran capaces de controlarlo.
   Ahora su extinción costaría mucho más para poderla controlar, cien, doscientas veces más, no lo se, pero muchísimo más.
 
 Numerosas fuerzas vivas acudieron a Pedralba. Ahora tendrían que trabajar a “pecho descubierto” sin el apoyo de los medios aéreos que deben trabajar conjuntamente con las brigadas de a pié, para poderse acercar a esos frentes, a ese infierno.

La población de Pedralba contempla la nube de humo sobre ella.
   
                            El incendio marcha hacia la población de Pedralba con inmensas y terroríficas llamaradas.

   Pronto se ordena el desalojo de las viviendas situadas en la margen derecha por precaución y milagrosamente no se tuvo que evacuar los vecinos de Pedralba, pues veían pasar la oscura nube de humo cada vez más densa.
La fauna comienza a huir y las rapaces se aprovechan.

El Kamof ruso sobrevuela el incendio junto a la espantosa torre de humo.
 

Llegó la mañana y la hora del apoyo aéreo con un buen número de aeronaves: Avionetas Air tractor, helicópteros Victor I y el Kamof con doble palas, pero faltaban los gordos, los más contundentes, los que cargan mucha más agua, los que darían más campo de acción para las sufridas brigadas metidas en aquel infierno.
   
El Victor I no cesa de realizar viajes.
Al amanecer la actividad es muy grande. Todo el mundo está luchando y los equipos se turnan en los ataques del fuego.  
A las 10 h 30´ llegaban los Canadair, el tiempo precioso que les debió costar en llegar desde Madrid.
   Ahora el refresco del monte es más efectivo y hacia el medio día ya se puede dar por extinguido los importantes focos y se pasa a la fase de refresco.
   
Dos Canadair darán la puntilla al incendio, para alivio de los bomberos.
   Regresamos a nuestras viviendas y corro a un alto para evaluar visualmente los posibles daños al Parque.
   Hemos tenido mucha suerte. Las laderas visibles que vierten sus aguas al río casi no han sido afectadas. El fuego ha corrido por las cumbres y las caras norte.
 Se han calcinado unas 78 Hectáreas, así que nuevamente hemos estado a punto de perder esta joya protegida que alberga también especies de fauna muy importantes.
   ¡¡UF…!! 

Fotografías del autor.

MANOLO AMBOU TERRADEZ

6 comentarios:

  1. Seguramente intencionado como tantos otros, si yo cogiera a los culpables los dejaba caer en el centro del incendio.
    Buen susto te habrás llevado aunque si sigue la cosa así al final te vas a acostumbrar, te están pasando cerca, aquí ya nos escapamos el año pasado pero me temo que pronto nos toque.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Hola Manolo, soy Císcar, cuando lo vi en la tele me acordé de ti y se lo comente a mi mujer, espero que cojan y escarmienten a los responsables de estas barbaries.
      Muy buenas las fotos ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. A ver si es el último. Una legislación más dura con los pirómanos es lo que hace falta. Ya que la conciencia colectiva por preservar el medio no parece suficiente.

    ResponderEliminar
  4. Y parar prohibir edificar

    ResponderEliminar